Tu bocina no me da Alas

Ayer manejaba hacia la oficina y de pronto semáforo rojo. Levanté la mirada y el auto que estaba delante mío tenía un calco en el vidrio de atrás que decía: “Tu bocina no me da Alas” (me reí un rato largo) y me dejó pensando … en distintos diálogos que me empecé a imaginar

  • Alumno al Profesor: Tus teorías no me ayudan en el trabajo diario
  • Profesor al Alumno: Tu falta de participación en clase no me permite ayudarte
  • Jefe al Empleado: Tu silencio no me ayuda a darme cuenta cómo estás
  • Empleado al Jefe: Tus quejas sobre mi desempeño no me ayudan a desarrollarme y desplegar mis alas

Cuán bien nos hace el ser pacientes, el reemplazar la queja por el reclamo buscando entre los dos una solución que nos ayude a comunicarnos mejor.

Sdos, que lo disfuten

Sole Corbière

Posts recientes
Contacto

18451669_10158704277340710_7827991663725902369_o1443262164-agua