¿Agua con gas o Soda?

Hoy manejaba por la ciudad y mi hija me acompañaba sentada atrás en su sillita. Íbamos hablando. Ella jugaba con un muñeco y me dijo que él “había hecho achus”. Yo le dije “Ah, estornudó”. Y ella me retrucó “yo le llamo hacer achus“. Y me pregunté “si estamos hablando de lo mismo y nos entendemos, para qué la corrijo con otra palabra que en realidad quiere decir lo mismo?”.

Me hizo acordar hace unos años también un domingo. Almuerzo familiar con abuelos, hermanos, tíos. El asado casi a punto así que los chicos empezando a sentarse en la mesa. Mi hijo mayor sentado frente a su prima. Discutían. Ella decía “esto es soda” y mi hijo decía “no, esto es agua con gas”. Así iterantemente, llegué les expliqué que era lo mismo y aún así, seguían.

¿Queremos tener la razón? ¿Para qué nos esforzamos en darle validez externa a nuestro propio discurso? ¿Qué importa si para transmitir una idea se usa una u otra palabra?

Creo que los seres humanos dedicamos demasiado tiempo a temas irrelevantes, detalles, cómo se dice, cómo lo dijo, qué palabra usó. Nuestra vida es en sociedad, con otros. Comunicarnos, entendernos es parte de lo que vuelve esta experiencia mágica. Sería fantástico hacer más silencio, percibir y escuchar profundamente más al otro, dejarlo expresarse y entenderlo en sus términos … que en definitiva son también los nuestros. Hablamos de los mismo.

Sdos, que lo disfruten!

Sole Corbière

Posts recientes
Contacto

Tatuaje-de-alas-de-pajarosimages